Cofinancia:
Promueve:
Colaboran:

PROYECTO LANZITUZ LAN SOZIETATEAK SORTUZ

Promoción y apoyo al emprendimiento en economía social por medio de la creación de nuevas sociedades laborales y participadas por personas desempleadas

Testimonios

Testimonio KIMU BAT

KIMU BAT 

La participación y el compromiso de las personas, su  valor esencial  

 

 El mundo vegetal, su razón de ser 

KIMU BAT es una sociedad laboral que está situada en un lugar envidiable por su belleza natural y su tranquilidad, cerca del  barrio Urrestilla de las afueras de Azpeitia. KIMU BAT trabaja con las materias primas esenciales, las menos sofisticadas, las más primarias pero por eso las esenciales, la tierra, las plantas, el agua, el aire. 

Dos de los socios, Iker y Pello nos hablan de esta empresa  que tiene muchas cosas interesantes que mostrar como sociedad laboral en la forma y en el fondo.

¿Cuál es el origen de la empresa?

KImu Bat es una empresa del sector de la jardinería que existe desde hace 25 años, pero que hasta hace dos era una sociedad limitada propiedad de 4 socios, con 15 trabajadores. La empresa, hace unos cuatro años inició una estrategia de diversificación de las actividades que veía imprescindible para garantizar su futuro y los dueños rápidamente advirtieron que para llevar adelante los nuevos proyectos debían conseguir la máxima implicación y compromiso de la plantilla. Por eso hace dos años, decidieron abrir la empresa a la participación de todas las personas trabajadoras que pasamos a ser socios y el negocio adquirió la forma de sociedad laboral, y así se constituyó la sociedad laboral K1 Ekopaisaia, que es la denominación formal de la sociedad, pero para todo el mundo somos KIMU BAT, como se nos conoce desde

¿La motivación para hacer una sociedad laboral fue por tanto por ir a un modelo de empresa participativo?

Totalmente. Lo que buscaban los antiguos socios fundadores es que las personas trabajadoras nos sintiéramos totalmente partícipes del negocio, sin cortapisas y con plena implicación. Ya antes de ser sociedad laboral la empresa era  muy proclive a facilitar la participación a los trabajadores, teniendo en consideración la opinión del personal. Se vio muy claro que para afianzar y potenciar un modelo de empresa participativo, era esencial  que las personas trabajadoras fueran a su vez socias y con esa finalidad se hizo la sociedad laboral. Hoy todos somos socios con participaciones iguales, porque además de la participación otra de nuestras ideas es la igualdad.

En nuestros estatutos sociales hacemos hincapié que en esta empresa sólo se contempla la figura del socio trabajador, dejando a un lado la figura de socio capitalista.

Así mismo se recoge  que todos los trabajadores que se vayan  incorporando de forma fija, tendrán la opción de  hacerse socios, de tal modo que no se plantea la posibilidad de tener trabajadores fijos que no sean socios. 

Y ahora que lleváis dos años como sociedad laboral  ¿Está respondiendo este modelo de empresa a lo que buscabais?  

Antes que nada hay que aclarar que nosotros, antes de hacer todo el proceso de cambio del tipo de empresa sólo sabíamos que queríamos una forma de sociedad en la que los trabajadores participaran en la propiedad, pero no conocíamos apenas nada de la Sociedad laboral.  Desde IRAURGI BERRITZEN, la agencia de desarrollo de la comarca, nos orientaron hacia ASLE en el entendimiento de que la sociedad laboral podía encajar con  lo que buscábamos. Así entramos en contacto por primera  vez  con ASLE y allí nos informaron a fondo sobre la sociedad laboral. Una vez que supimos en qué consistía, nos decidimos por este tipo de empresa. Y la verdad es que para nosotros este formato es el más adecuado. 

Nos está sirviendo para arraigar y potenciar nuestra filosofía de empresa participativa, una filosofía que empezó de forma incipiente ya en los años inmediatamente anteriores a  la sociedad laboral por voluntad de los antiguos socios.

Ahora la implicación de las personas ha crecido mucho, pudiendo decir que la misma ha pasado a formar parte del  ADN de la empresa. Es un valor que tenemos completamente interiorizado todas las personas de KIMU BAT

Habéis dejado claro que la Sociedad laboral, como empresa por definición propiedad de los trabajadores, ha favorecido la implicación de las personas en el proyecto, pero ¿cómo lleváis a la práctica la participación en el día a día?            

Nosotros huimos  de la participación como una idea abstracta. En algunos foros en los que hemos  estado sobre este tema hemos visto formulaciones muy  teóricas, muy elaboradas, pero poco pegadas a la realidad. Nosotros tenemos un modelo más natural, vamos haciendo cosas y vamos reajustando permanentemente lo que hacemos según lo que vamos aprendiendo.  Además, estamos en un proyecto de la Diputación de Gipuzkoa sobre participación que nos está ayudando a ordenar los conceptos. Entrando en el terreno de lo concreto, para responder a la pregunta,  nosotros hacemos  cosas  como las siguientes:

Formalmente tenemos un órgano de dirección de cinco personas (1 persona por cada negocio diferenciado). Este comité se reúne al menos quincenalmente. Hasta ahora era obligatorio que una persona que no fuera de la dirección participara de forma rotatoria en la reunión del comité para que todo el mundo viera cómo funciona el comité.   Hoy en día todas las personas tienen las puertas abiertas para participar en la misma. 

Hacemos una asamblea con toda la plantilla una vez cada tres meses, como mínimo (En el 2015 se llevaron a cabo 8 reuniones plenarias).

Se procura que todas las reuniones se realicen fuera del horario laboral. Los viernes por la tarde que no se trabaja,  la dirección planifica las actividades de la semana siguiente que se plasman en una hoja informativa que se refrenda en la reunión Plenaria que hacemos todos los lunes de 07:30 a 08:30 de la mañana... Nuestro ideal sería poder llegar a trabajar con una Gerencia mancomunada , es decir, que todo lo que hasta la fecha se ha absorbido unipersonalmente se haga en equipo, sin que haya dependencia de una persona. El propio gerente, que es uno de los 4 socios antiguos, es un convencido de esta filosofía.          

La verdad es que hemos cogido el hilo de la participación, que da para mucho, y lo que habéis contado es muy interesante y poco frecuente, pero hemos dejado un poco de lado la actividad de la empresa. Vamos a retomar esto.

Como hemos dicho al principio KIMU BAT lleva casi 25 años como empresa de jardinería. Esa era la actividad principal hasta hace tan sólo 4 años. En estos últimos años hemos diversificado muchísimo nuestra actividad actualmente somos mucho más una empresa medio ambiental.. Básicamente, hoy  nuestras líneas de actividad son las siguientes: Jardinería (mantenimiento y construcción de jardines), horticultura ecológica, fitodepuración y el garden, es decir, la tienda propiamente dicha en la que vendemos plantas, accesorios y todo tipo de utensilios de jardinería.

La línea más consolidada es la de jardinería y en las otras el nivel de desarrollo es diferente en cada caso.

En horticultura ecológica estamos desarrollando la gestión de huertos urbanos de la fundación EKOGUNE de KutxaBank, que trata de crear una red pública de huertos ecológicos por parte de municipios de Gipuzkoa (huerto lúdicos, didácticos etc..)

También somos partícipes del proyecto KARABELEKO, de carácter social, que es una finca agroecológica para la reinserción de personas con enfermedad mental.

Respecto a la fitodepuración (depuración del agua por medio de las plantas) desarrollamos distintas actividades como la construcción de estanques y sistemas de riegos, construcción de piscinas naturales (con agua no clorada y depurada con plantas)  …

Así mismo en estos momentos estamos inmersos en un proyecto de investigación con el Centro Tecnológico Tecnalia que pretende desarrollar un producto para las zonas rurales y aquellas situadas fuera del ámbito de actuación institucional que consiga  depurar  las aguas residuales y contaminadas por medio de plantas .

Para finalizar destacaríamos  el garden, es decir, la tienda, que queremos potenciarla con nuevas líneas de actividad acorde con el abanico de actividades que desarrollamos como empresa y que rompa la dinámica estacional en la que está inmersa  actualmente. Por eso en estos momento estamos haciendo obras para remodelar el Garden.    

¿Esta diversificación, esta amplitud de líneas de actividad ha sido frecuente en vuestro sector?

Como hemos reseñado anteriormente es una decisión estratégica adoptada hace cuatro años, ante la caída de actividad y la contracción del mercado tradicional de la jardinería. Fue una apuesta de futuro. Para mantener todos los puestos de trabajo era imprescindible que la empresa diversificara sus líneas de actuación. Hoy podemos decir que Kimu Bat se ha consolidado y es referencial en nuestro mercado natural, Euskal Herria.

Pero la crisis os habrá afectado ¿no?  

Sí, pero lo hemos bandeado  con medidas solidarias puesto que nuestra idea ha sido en todo momento que nadie perdiera su puesto de trabajo. Y lo hemos conseguido. Hemos estado en expediente, nos hemos repartido el trabajo cuando la actividad bajaba… En la actualidad, además de permanecer  las mismas personas que al principio de la crisis hemos incorporado a tres nuevos miembros en el equipo.

Para terminar, si tuvierais que resumir en pocas líneas, los rasgos que identifican a esta empresa, su cultura y valores ¿Cuáles citarías?

La esencia de KIMU es la participación de todas las personas, una participación real, permanente y que evoluciona según necesidades. En Kimu Bat además de estar  muy comprometidas con el proyecto, la gente es “inquieta”, innovadora, con ganas de hacer cosas nuevas. Esto nos ha llevado a otra de nuestras fortalezas más evidentes, nuestra capacidad para dar un servicio integral. 

Así mismo colaboramos activamente como empresa en todo tipo de eventos y actividades  sociales organizados  por instituciones  y agentes sociales de la comarca.

Por último debemos citar otra cosa que está también en nuestro ADN, que forma parte de nuestra personalidad como empresa y como equipo de personas, nuestra vocación por fomentar la cultura del respeto al mundo vegetal y a la naturaleza en su conjunto. Hemos vinculado el desarrollo de nuestra empresa al desarrollo de un mundo más sostenible.                  

 

 

Testimonio OFIMATIKA LAN

OFIMATIKA LAN, SLL 

Vocación por el servicio excelente con cercanía al cliente         

OFIMATIKA LAN es una Sociedad Limitada Laboral radicada en lo que antiguamente era la zona minera de Bizkaia, en el municipio de  Ortuella. Arturo Cancelo es uno de sus administradores, que con todo lujo de detalles nos explica quiénes son y a qué se dedican en esta empresa.  

El origen, la actividad y la plantilla

OFIMATIKA LAN la creamos en 1997 un grupo de 5 personas, técnicos del sector de la ofimática que trabajamos antes todos junto en una empresa de ámbito nacional del mismo sector que por una de esas restructuraciones de ese tipo de empresas caímos en el desempleo. Ante ello vimos rápidamente la oportunidad de ponernos por nuestra cuenta,  por nuestro conocimiento del mercado y decidimos constituirnos inicialmente como Sociedad Limitada, pasando a ser socios tres de nosotros y dos personas sólo trabajadoras.

Con el paso del tiempo apreciamos que había aspectos del régimen de funcionamiento de la Sociedad Limitada que no nos convencían, en concreto el tema del encuadramiento en la Seguridad Social y los administradores. Estábamos en el régimen de autónomos pero la verdad es que nos interesaba más estar en el Régimen General.  Además también vimos que en una empresa tan pequeña no tenía sentido que unos trabajadores fuéramos socios y otros no. Un conocido nos habló de la sociedad Laboral cómo fórmula más adecuada para dar respuesta a lo que queríamos y así es como llegamos a ASLE y comprobamos que efectivamente la Sociedad laboral  nos encajaba muy bien. Hicimos todos los trámites para convertirnos en Sociedad Laboral con la ayuda de ASLE y al mismo tiempo hicimos socios a los dos trabajadores que no lo eran, de modo que a día de hoy todos los trabajadores de la empresa somos socios, salvo una persona que hemos incorporado en octubre de 2015. Somos cinco hombres y una mujer.            

La actividad de la empresa es la instalación y servicio técnico de equipos de oficina, como impresoras, copiadoras, escáner, destructoras, fax, tarjetas de identificación, tratamiento de datos, software de gestión documental…

Somos distribuidores de dos marcas líderes en el mercado de la ofimática como son Toshiba y Brother. Contamos con un departamento técnico de gran experiencia y cualificación que nos permite ofrecer a nuestros clientes un servicio integral de mantenimiento, nuestro gran punto fuerte.     

Ofrecemos soluciones integrales de ofimática. Actualmente para cualquier empresa la decisión sobre el equipamiento ofimático es bastante compleja  por el avance de la tecnología en este campo, que ofrece muchas posibilidades (equipos digitales, conexión en red, sistemas de color, equipos multifunción, gestión documental integrada, etc.).  Por ello nosotros ofrecemos  un asesoramiento profesional, haciendo un estudio detallado de cada caso para ofrecer la solución que mejor se adapte a cada necesidad. Una vez hecho esto, instalamos los equipos en la oficina del cliente quien paga por el uso y el mantenimiento según la fórmula que mejor se adapte a sus necesidades: renting, leasing, coste por página… En fin,  lo que se acuerde en cada caso.

El mercado

Nuestros clientes son pymes, administraciones públicas y centro educativos principalmente. Nuestro mercado básicamente es Bizkaia. El limitarnos a trabajar sólo en este Territorio es una decisión deliberada. Esto es así porque nuestra vocación es ofrecer a nuestros clientes un servicio técnico muy ágil, rápido y flexible y esto sólo lo podemos garantizar, por evidentes cuestiones de distancia, en Bizkaia. Los clientes saben que nosotros les solucionamos sus problemas de forma eficaz y muy rápida y en este tema la rapidez es vital, porque el trabajo de una oficina puede depender de nuestra capacidad de respuesta.

El servicio técnico es el centro de nuestra actividad, hacia el que orientamos todos nuestros esfuerzos. Para conseguir la plena satisfacción de nuestros clientes les ofrecemos un trato muy cercano y personalizado, altamente profesionalizado.

Vuestro sector de actividad ha sido castigado por la crisis, ¿cómo habéis afrontado las dificultades de los últimos años?

Efectivamente, en este sector todos hemos bajado mucho nuestros niveles de facturación, el mercado se ha reducido porque han desaparecido muchos clientes barridos por la crisis. Ante ello hay que trabajar más duro para ampliar el número de clientes y para ofrecer más servicios que generen facturación. Y en esto nos estamos esforzando.   

También hay que decir que nosotros hemos aguantado bien porque la crisis nos cogió con la empresa económicamente muy saneada. Durante los “buenos años” hemos generado recursos, tenemos patrimonio propio, no tenemos cargas financieras. En fin, la crisis nos pilló con “músculo” y hemos podido resistir. En caso contrario las cosas hubieran sido mucho más difíciles, pero hemos aguantado bien y afortunadamente estamos en buena situación con un nivel de actividad satisfactorio.    

Cómo veis el futuro de este sector 

Además de la política de reducción de gastos que las empresas han implantado durante la crisis otro factor que afecta a nuestro sector es la tendencia, irreversible, a la oficina sin papeles. Aunque todavía esta es una tendencia que tiene mucho recorrido lo cierto es que actualmente se imprime mucho menos papel que antes. Esta es una amenaza para una empresa como la nuestra, que en buena parte vivimos de imprimir papel. Reflexionamos sobre esto y vimos la necesidad de identificar sectores en los que se siga utilizando el papel y nos encontramos con el sector educativo. Por ello en los últimos tiempos nos hemos dirigido de forma intensa a los centros educativos. En los colegios, por la propia naturaleza de la actividad se sigue imprimiendo mucho papel, se hacen muchas fotocopias y por tanto es un tipo de cliente ideal para nosotros. Hoy tenemos más de 100 centros educativos como clientes.  

En esta línea de ampliar nuestro número de clientes o ampliar nuestros servicios o productos ahora nos estamos introduciendo a fondo en el mundo de las tarjetas que sirven para acceder a lugares, tarjeta de identificación, de datos, de pago.  Es un sector que nos parece muy interesante por el que hemos apostado decididamente.

En definitiva, nos adaptamos a las necesidades cambiantes que se dan en nuestro sector. Si la tendencia es imprimir menos papel pues habrá que hacer otras cosas. Hay que tener capacidad de adaptación y observar el mercado permanentemente si quieres salir adelante.

Vuestra experiencia como sociedad laboral no es muy larga. Por lo visto hasta ahora, ¿qué  os parece?

Pues que está respondiendo satisfactoriamente a lo que buscábamos,  ser una empresa en la que todas las personas podamos participar por igual. Como ya dije anteriormente, nosotros no hicimos la sociedad laboral como una salida al desempleo, como hay muchos casos, sino porque en una empresa pequeña como  la nuestra, no le veíamos sentido a que unos fueran socios y otros no. Aquí resolvemos todo entre todos, la información es total. Hacemos un montón de reuniones de manera informal y en cualquier momento. En cuanto surge cualquier cosa de la que tengamos que hablar lo hablamos rápidamente. Todas las personas participamos en las decisiones incluso al margen de que el capital de cada uno sea diferente. Y la fórmula de la sociedad laboral es muy adecuada para esta forma de trabajar, con la participación de todos. Además nuestra idea es que según nos vayamos jubilado, uno de nosotros se va a jubilar pronto, las nuevas personas que nos sustituyan entren como socias para seguir funcionando de la misma manera.          

Lo cierto es que incluso ante de ser sociedad laboral ya funcionábamos prácticamente cómo laboral. En esta empresa nos conocemos todos hace muchos años y hay varias personas que son familia.         

Para terminar, si tuvieras que destacar algo en especial que caracterice a Ofimatika Lan ¿qué destacarías?

Insistir en que nuestro punto fuerte es el servicio. Nosotros instalamos buenas máquinas, pero lo que nos diferencia es el servicio que ofrecemos a nuestros clientes, no sólo reparamos o mantenemos las máquinas, nos implicamos con nuestros clientes a fondo, con un trato muy cercano, con vocación de aportarles soluciones más allá del problema concreto por el que nos hayan llamado. Además respondemos con gran rapidez y solvencia técnica. 

Nosotros podíamos haber optado por meternos en otros campos, por ejemplo en informática, o ampliar nuestro territorio, pero como dije antes nuestra filosofía es centrarnos en aquello que sabemos hacer muy bien, en lo que somos muy eficientes y llegar hasta donde podemos llegar con eficiencia.           

Algo más….

Agradecer la oportunidad que a través de esta revista se nos brinda de que otras empresas de ASLE nos puedan conocer. Nos parecen muy positivas todas las iniciativas que desde una organización cono ASLE se puedan hacer para que las empresas nos podamos conocer entre nosotras porque seguro que hay espacios de colaboración que se pueden establecer. En este sentido aprovecho para ofrecer a las empresas de ASLE  una consultoría documental totalmente gratuita para ver si podemos mejorar y abaratar costes en sus tareas de impresión, tratamiento o archivo de sus documentos.

Testimonio DINOSA

DINOSA SAL  

DINOSA es una sociedad laboral radicada en Galdakao cuyas máquinas expendedoras, más de 500, instaladas principalmente en Bizkaia y Araba, sirven para dispensar a decenas de miles de personas cada día productos de alimentación y bebidas de primera calidad.

Iñaki Bernaola es el gerente de la empresa.  Empezamos la conversación preguntándole por el origen de esta sociedad laboral.

DINOSA, explica Iñaki, se fundó en el año 1987 como Sociedad Anónima.  Creció bastante y se convirtió en una empresa importante del sector de vending en Bizkaia. Sin embargo, comenzó a decaer hasta llegar a una situación crítica a principios de 2011. En julio de aquel año los trabajadores nos hicimos cargo del negocio, comprándoles a los antiguos dueños todas las acciones y transformando la empresa en sociedad laboral. Ahí comienza la historia de DINOSA, SAL. 

Tuvisteis mucho valor para comprar la empresa en esa situación

Lo hicimos porque  teníamos una fe absoluta en el potencial que tenía la empresa introduciendo los cambios oportunos. Teníamos claros cuáles habían sido los errores cometidos por los anteriores propietarios y  lo que había que hacer para dar la vuelta a la situación. No éramos unos locos. Nos metimos en esto con plena conciencia de que, siendo difícil, era posible hacer de DINOSA un negocio saneado. Y los resultados demuestran que teníamos razón. Entre 2011 y 2014, en los peores años de la crisis, nuestro volumen de negocio ha crecido un 47% nada menos. Hemos pasado de los números rojos a un nivel alto de beneficios para lo que se  acostumbra en el sector  en tan sólo tres años.  

¿Cuáles han sido las claves para conseguir esto?           

Primero obtener la confianza y el apoyo de nuestros principales proveedores y clientes, a quienes explicamos con absoluta transparencia cuál era nuestro proyecto. A esto contribuyó la prueba de compromiso personal de los trabajadores que el optar por una  Sociedad Laboral  supuso, puesto que  tuvimos que poner nuestros recursos económicos y nuestros patrimonios personales al servicio del proyecto. 

Conseguimos tal nivel de confianza que nuestro proveedor de referencia, NESTLÉ, una empresa de nivel mundial, se volcó con nosotros. Esto sirvió para arrastrar al resto de los proveedores. Por el lado de los clientes conseguimos conservar al 100% de los mismos. 

El segundo aspecto fundamental ha sido el esfuerzo laboral de todos los que nos incorporamos  al proyecto. Hemos suplido nuestra debilidad financiera- somos trabajadores con capacidad limitada de obtener financiación y con recursos económicos escasos- por trabajo. Hemos metido todas las horas que ha hecho falta. Esto nos ha permitido acometer las fuertes inversiones que esta actividad exige para crecer. Hay que tener en cuenta que a cada nuevo cliente que conseguimos, aunque sea pequeño, hay que instalarle dos o tres máquinas y eso supone un desembolso de no menos de 10.000 euros, lo que multiplicado por docenas de clientes nuevos que hemos logrado, nos ha supuesto un gran esfuerzo inversor. Y hemos conseguido hacerlo a pesar de que hemos tenido cerrado el acceso a las entidades financieras hasta hace poco. Lo hemos hecho con ingentes horas de trabajo. Pero visto el resultado ha merecido la pena.         

Pasemos a otro capítulo. Hablemos ahora del presente y sobre todo del futuro de DINOSA. ¿Cuál es vuestra situación actual, qué proyectos tenéis?

Como ya he mencionado anteriormente-comenta Iñaki- hemos entrado en beneficios y seguimos creciendo. En este punto debo insistir en que hemos crecido en tres años un 47% en volumen de negocio sin aumentar la plantilla. Seguimos siendo diez trabajadores, como en 2011, de las cuales ocho somos socios. Aunque es verdad que hemos ajustado nuestros costes salariales y que nuestra política de flexibilidad hace que hayamos optimizado a fondo nuestra estructura.

Seguimos creciendo en cuota de mercado y en facturación en un momento en que la bajada media de gasto en vending en los centros de trabajo, principales usuarios de este tipo de servicio, es de un 20%, derivado fundamentalmente de la caída del empleo. Esta es la media en que han caído algunos de nuestros principales competidores. No hay ninguna empresa del sector que, si no es producto de fusiones o de absorciones empresariales, haya crecido tanto como nosotros en estos últimos años. 

Tenemos un catálogo de clientes de los de presumir. El Gobierno Vasco (Lakua), El Correo, el SEPE, el Puerto Autónomo de Santurtzi, las cocheras y talleres de Bilbobus y Bizkaibus, Bombardier, El Club Deportivo de Bilbao, Maxam….

Nuestros principales clientes son centros de trabajo a  partir de 30 personas o también centros educativos en los que haya mucho trasiego de personas, y nuestra área de influencia es toda Bizkaia y en el caso de Araba, desde Vitoria hacia el norte.

Y en cuanto a los proyectos…

Más que proyectos tenemos algunas líneas de actividad ya existentes que queremos desarrollar aún más. Lo que nosotros vendemos principalmente en nuestras máquinas son bebidas frías y calientes (café, refrescos…) y productos de alimentación dulces y salados (repostería, sándwiches, etc); Pero ahora queremos potenciar un servicio que implementamos hace algunos años, pero que muchos posibles clientes desconocen: La dispensación de EPIS (Elementos de Protección Individual) en máquinas expendedoras. Puede ser un servicio complementario muy interesante para nuestros clientes.

 

Para ir terminando, me gustaría insistir en vuestra capacidad para crecer en un contexto tan adverso cómo el actual ¿hay alguna clave más que quieras comentar? 

Además de ya lo comentado, el gran esfuerzo hecho por todos los trabajadores, la clave está   sobre todo en ofrecer un mejor servicio que la competencia al mismo precio. Creo honradamente que ofrecemos  mejor relación calidad-precio que la mayoría de empresas del sector. En nuestras máquinas de vending el consumidor sabe que producto está tomando, producto de alta gama de Nestlé y Fortaleza por ejemplo.

Además  de la calidad de nuestros productos ofrecemos un servicio extraordinariamente ágil, con gran capacidad de respuesta. Lo normal en el sector es que la asistencia técnica y el servicio de reposición estén separados, de tal modo que cuando se precisa una asistencia técnica se mande un técnico desde la central. En nuestro caso hemos formado a nuestro personal para que el reponedor que se encuentre más cerca tenga la preparación y experiencia suficientes para atender el 95 % de las incidencias técnicas que se producen. Esto para nosotros es una ventaja competitiva considerable porque nuestra capacidad  de respuesta es sensiblemente mejor.                      

Algo más antes de terminar

Sí, destacar la importancia que tiene para nosotros ser una Sociedad laboral. Desde el principio tuvimos claro que queríamos hacer una empresa democrática y participativa y este modelo es el adecuado para ello. Y algo más, aprovechar estas páginas para ofrecer a las empresas asociadas a ASLE que tengan centros de trabajo de al menos 30 trabajadores condiciones especiales si quieren contratar un servicio de vending.   

Escribe el código:

Idioma: